¿Conoces la Matriz de Prejuicios Laborales?

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Antes de entrevistar a una persona, es probable que tengas su currículum y las pretensiones de renta. Eso dice mucho de quién te vas a encontrar en la sala de reuniones, porque si eres detallista, ya debiste haber leído completamente esa hoja de vida laboral y ahora ya puedes entrar a la reunión con una idea inicial.

Sin embargo, como en cualquier cita a ciegas — porque esto es similar, aunque no lo crean — se generan prejuicios naturales a partir de las experiencias anteriores. Los prejuicios a veces son injustos, lo sabemos. Para mí, son esperables, no les veo nada de malo si luego se complementan correctamente con la entrevista y luego con las referencias de ex jefes, para hacerse una idea completa del entrevistado.

Bien, les quiero hablar de estos prejuicios. Los he escuchado informalmente a lo largo de mi carrera y hoy los ordeno para darles claridad y entregarles información que a lo mejor está dentro de ustedes, pero no se habían detenido a pensarlo. Se basan en 3 dimensiones y se combinan entre sí:

  • Edad: No podemos hablar de una edad concreta para este ejercicio, pero para hacerlo más simple pongamos la variable “Alta” y “Baja” y será de acuerdo a la comparación de otros candidatos que estén compitiendo por el mismo puesto o conocidos que desempeñen el mismo cargo.
  • Expectativas de renta: Haremos lo mismo acá. Agreguemos “Alta” o “Baja”, de acuerdo al resto.
  • Experiencia / Cambios de trabajo: Cada variable dependerá de la persona y su edad, pero en términos simples será la cantidad y calidad de historia laboral que tiene la persona, comparado con el resto.

Por ejemplo. Alguien que es muy joven (Baja), con poca experiencia (Baja), pero sus pretensiones sobresalen en comparación al resto de profesionales de sus años o iguala a los más viejos, naturalmente generará un prejuicio sobre “Quiere ganar mucho y recién está empezando”. Y así todas las combinaciones que uno quiera agregarle.

Vamos con el cuadro:

Si se fijan, cada combinación genera una o dos frases que cualquier entrevistador podría armarse previamente.

Si eres de los que nunca ha tenido prejuicios, ok, muy bien que comiences con la entrevista sin ideas preconcebidas, pero puede que te tome más tiempo entender la postura del entrevistado.

Como entrevistador ¿Has tenido estos prejuicios u otros?

Y tú como entrevistado ¿Has revisado qué tipos de prejuicios pueden tener con tu carrera profesional? ¿Lo habías reflexionado en algún momento?

Gracias por compartir y comentar. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *