Deja de decir “perfeccionista” cuando pregunten por tus debilidades.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Hoy me toca entrevistar a mucha gente y veo que al menos la mitad de ellos tiene muchos problemas al hablar de sus debilidades u “oportunidades de mejora personal”, para que suene bien. Simplemente no han invertido tiempo en reflexionar sobre ellos mismos y eso habla de su (falta) madurez intrapersonal.

Pero me quiero detener en un concepto que también se repite. Ser “perfeccionista”, es un término que varios ocupan para salir del paso. Acá dejo algunas razones para invitarte a que no lo digas más, incluso aunque sientas de corazón que sí lo eres.

Porque todos lo dicen: Aunque te parezca ingenioso, los que nos dedicamos a entrevistar sabemos que es un comodín manoseado por muchos, así que ahórratelo y piensa algo que de verdad creas que debes mejorar, eso te mostrará como alguien honesto.

Porque es tramposo: Decir que eres perfeccionista es tratar de hacer creer que eres muy bueno en tu trabajo y que en el fondo es una gran fortaleza porque las tareas saldrán casi perfectas, pero en general no es así. Si de verdad eres alguien perfeccionista pero porque eres fans de la excelencia, muéstralo como una fortaleza.

Porque si de corazón crees que es una debilidad, pueden haber cosas ocultas en esa declaración:

  • Eres obsesivo: Tienes una fijación con un ideal que puede impedirte llegar a un buen resultado en el tiempo que te dan.
  • Eres inseguro: No te atreves a cerrar algo porque no estás seguro (y a lo mejor nunca) que esté bien.
  • Un asunto de ego: Quieres que te vean como alguien a quién sólo le importa la excelencia establecida sólo con tus propios parámetros ¿Es malo eso? Si eso tiene costos humanos, ya no parece tan buena idea.
  • Te frustras seguido: ¿Qué le pasa al perfeccionista si las cosas no le salen como lo tenía planificado?

Para cerrar y adelantarme a posibles comentarios, la perfección es un ideal que sabemos que no existe. Distinto es que alguien (auto)exija calidad en su trabajo y eso es lo que se espera de cualquier contratación. Pero lo otro es algo que te invito que lo saques de tu próxima entrevista laboral, te puede jugar en contra.

¡Saludos!

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *