Me acaban de despedir

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Escuché el otro día que hay una regla no escrita: en algún momento de tu vida te van a despedir. De alguna u otra forma, en buenos o malos términos, alguien te pedirá que no sigas en su organización por la razón que sea.

Si bien existirá algún pequeño grupo de personas que nunca fue despedido, sin duda que éste representa una minoría. Mi padre, hasta ahora, ya se acerca a jubilar de su único trabajo que ha tenido en su vida y bueno, jubilar es una forma diferente de despedirte.

Cuando éramos niños, saber que algún conocido de la familia estaba cesante, era algo catastrófico que generaba prejuicios (algo tendrá que lo despidieron, quién sabe) y lo obligaba a leerse el periódico todos los fines de semana, la sección de los avisos de trabajo.

Hoy el asunto es más light. Te despiden y sabes que algo encontrarás, puedes trabajar freelance e internet ayuda a obtener más oportunidades. La cultura del emprendimiento es más común en mucha gente, sobretodo en jóvenes.

Por eso acá una serie de consejos generales para quienes estén pasando el proceso de haber sido despedido:

Tu corazón tranquilo/a.

Haz el duelo, pero no te quedes pegado. No eres el primero ni el último en haber sido despedido. A veces tenemos la mala suerte de elegir empresas que no son para nosotros y viceversa, pero nadie se da cuenta al principio y te cortan tiempo después (meses o años).

Pueden haber miles de razones por el despido, justificadas o no, injustas, con mentiras, inentendibles o simplemente el resto creó mayores expectativas y no estuvieron alineadas con tu rendimiento. No nos quedemos en eso, cada persona tiene una historia y siempre hay dos versiones.

Mi punto es que si pasó, ya está, llora si es necesario, pero ahora enfócate en lo que viene. Tómalo como una oportunidad para avanzar y ser una nueva persona.

Tu billetera atenta.

El principal problema es el corte de un sueldo fijo que nos mantiene ¿Qué haremos ahora? Parte sentándote al menos una hora a analizar todos tus gastos personales, ve qué puedes cortar, gastos no esenciales córtalos.

Sé duro/a contigo, se vienen tiempos difíciles y prepárate para que sea largo. Si luego de esto consigues trabajo luego, perfecto hiciste bien, pero estuviste organizado y será un buen ejercicio.

A muchos nos asusta bajar nuestro nivel de vida, dicen que es uno de los principales miedos. Pero no queda otra que apretarse el cinturón si así lo obliga la situación.

Si recibiste indemnización, la guardas de inmediato o trata de pagar deudas para quedar limpio los meses que viene. Si te parece que lo puedes invertir, ok, pero revisa bien en donde pondrás tu dinero.

Respirar

Si puedes, si no estás apretado económicamente, intenta cargar pilas saliendo unos días o quedándote en casa, sin pensar en trabajo. Disfruta a tus hijos, anda a buscarlos al colegio, sal a correr en las mañanas. Hazte una mini rutina de esos días para ti. Ya vendrán luego los días para sentarse a pensar qué hacer y estar cien por ciento enfocado en un nuevo trabajo.

Planificar

Buscar trabajo es un trabajo. Levántate como siempre, te duchas, haz las cosas de la mañana y te sientas a las 9:00–9:30 frente al computador, fresco, sin pijama por favor!, con ánimo y energía para planificarte estos días de búsqueda.

Pero no todo es trabajo “de escritorio”. Sino también es el momento de movilizar a nuestra red de contactos, como lo explicamos en el post de la semana pasada ¿Cómo está tu red de contactos?.

Es fácil desanimarse en el camino. Pero el secreto es sentir que se avanza, aunque sea en pasos cortos. Que te juntarás con un colega, con otro que tiene un proyecto, con un ex jefe, tienes una entrevista de trabajo, nunca pares. Hasta que saldrá. Que el trabajo encuentre cuando estés full activo, casi muy ocupado.

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *