Te extraño, cheque a fin de mes.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Sé lo que sientes. Hace más de dos años que decidí emprender y yo también lo extraño. He conversado con amigos mayores que llevan 10 años emprendiendo y también lo extrañan, no te sientas mal por eso.

El cheque a fin de mes, es la anestesia que hace olvidarnos que te la puedes solo. Y es una anestesia rica, que nos gusta su sabor, pero también tiene eso profundamente adictivo que no puedes imaginar tu vida sin él, porque te da miedo. Mejor ni pensar, cambiemos de tema.

Los que siendo empleado hemos tenido que pedir licencia alguna vez y cuando la isapre no paga total o parcialmente los días faltados, notamos el desajuste de toda nuestra precaria organización financiera, afectándonos el bolsillo y el ánimo. “Cómo estás”, “Acá más o menos, la isapre no me pagó algunos días de sueldo”.

¿Te imaginas tu vida sin esa pequeña y justa droga en tu vida? Yo antes no era capaz de ni siquiera entender cómo lo hacía los emprendedores, pero suponía que les iba tan bien — para eso emprendían — que en realidad no se debían preocupar.

Y me di cuenta que no tener ese pago el día 30, me abría la puerta de la inseguridad y los miedos. Esos ámbitos que nadie quiere pasar porque — dicen- que son terribles hasta que los vives. Sólo liberándote de la paga segura, es cuando recién comienzas a mirarte interiormente para preguntarte “¿Me la puedo?” y no escuchas una respuesta desde el otro lado.

Pero también se abren oportunidades que sería injusto no destacarlas. Cuando las experimentas entiendes por qué los que cruzan la vereda de la independencia — y también extrañan el cheque a fin de mes — les es muy difícil volver a su antigua vida:

  • Creces: Si por muchos años viviste con un sueldo ¿Por qué piensas que puedes enfrentar esta nueva situación siendo el mismo de siempre? Tienes que ser otro, tienes que cambiar. Una nueva versión de ti es el que tendrá el músculo para emprender, con una nueva actitud, curiosidad y auto motivación activada desde lunes a domingo (incluye festivos). Tu “yo” del futuro sabrá como remediar muchas cosas que el de hoy, se muere de miedo.
  • Haces cosas que antes te negabas porque según tú “no soy bueno para esto”: ¿A quién le gusta salir a vender y que te cierren la puerta en la cara? ¿Que te rechacen un presupuesto? ¿Insistir para que te paguen por tus servicios? En realidad a nadie le gusta, ¡A los independientes tampoco, no te confundas! Pero la gran diferencia es que no hay espacio para el me gusta/no me gusta, simplemente se hace porque es necesario, porque no tiene que ver con ser bueno o no, es sobrevivencia en la jungla.
  • La palabra disciplina tiene otro peso: Específicamente la autodisciplina. Se desaparece esa dimensión donde un jefe puede llamarte la atención. En realidad nadie te reta y a veces lo extrañas. Sólo la voz en tu cabeza es la que comanda el buque y créeme que en muchas ocasiones es confusa. Por eso sólo resultan las cosas cuando te lo propones y eres disciplinado con tu actuar. No te falles a ti mismo, porque si le fallas a un jefe se te olvidará luego, pero a ti, puede que te lo reproches siempre.

Así que el consejo a los que saben que el cheque a fin de mes no es para siempre: están en lo correcto, pero no te asustes, organízate, pide ayuda, otros han pasado lo mismo que tú antes. Se puede y tú puedes.

Y si sientes el llamado de la naturaleza del emprendimiento, felicitaciones, bienvenido al club.

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *