4 señales que tu carrera se estancó (y es hora de moverse)

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Parte de nuestra responsabilidad en crear una carrera laboral interesante para las empresas (y para uno) es ser observador en algunas señales negativas que se presentan y que son alertas de que algo feo viene. Lo importante es estar atento y saber reconocer cuando el momento ha llegado y se debe reaccionar.

Este artículo salió originalmente en TheMuse.com. Las frases en negrita son mis comentarios.

Lo sé. Tienes un buen trabajo. Trabajas para una compañía interesante, te gusta tu jefe y compañeros de trabajo. Y también sé que, a veces, el mantener el status quo es exactamente lo que quieres fuera de tu carrera.

Pero, si es importante para ti seguir creciendo y avanzando en la vida profesional, es el momento de prestar atención sobre cómo su trabajo actual está afectando a tu futuro profesional. Y, más importante aún, a reconocer estas señales que indican cuándo podrías estar en un punto muerto.

1. La única forma en que puedes avanzar, es que tu jefe se retire

O atropellado por un bus. Si estás en una de esas organizaciones con estructura rígida donde todo el mundo se mueve hacia arriba en la misma escalera y el peldaño delante tuyo no será desplegado pronto, entonces un ascenso probablemente no esté en tu horizonte.

Si este es tu caso, puedes (y debes) hablar con tu supervisor acerca de cuáles son sus opciones. ¿Podrías al menos asumir nuevas responsabilidades? O bien, si no hay una oportunidad en tu actual departamento, tal vez haya en otro. Por supuesto, si lo hiciste y no hay esperanza de movimientos, ya no hay ningún lugar para ti, excepto fuera. (Suena duro, pero es así. A veces hay periodos en la vida que necesitamos tranquilidad laboral y siempre habrá que entenderlo como un tiempo especial. Nuestros abuelos y padres estaban más acostumbrados a esto; sin embargo, ahora son más escasos los periodos largos donde no pasa nada).

También puedes evitar este dilema en tus siguientes entrevistas preguntando: “¿Cómo crecen los empleados y desarrollan sus carreras aquí?” O “¿Cómo se ve la trayectoria laboral típica en esta compañía?”

2. Te dejan para otro ascenso, más de una vez

Cualquiera que sea la razón detrás de esto, lo cierto es que algo o alguien impide en que asciendas en su trabajo.

Antes de empacar tus cosas, tómate el tiempo para sentarte con tu jefe y preguntarle por qué esto sucedió de nuevo. Quizás es algo que estás haciendo y sin saberlo es un auto-sabotaje – si ese es el caso – tienes que hacer algo para repararlo. Pero si nadie te da una razón clara de por qué te pasaron por encima de nuevo, lo más probable es que no vaya a cambiar mucho en el futuro.

3. Tu empresa está haciendo recortes

Durante la recesión, no había mucho que poder hacer en el apriete de cinturón de tu jefe, todos los demás estaban haciendo lo mismo. Pero ahora, con una economía más sana, tienes más opciones y debes prestar atención si tu empresa parece estar recortando. Acá en Chile si bien no existe en una recesión, estamos en un periodo de bajo crecimiento, ojo.

Ni siquiera necesariamente tienes que estar viendo despidos masivos o congelamientos de sueldos. Basta con mirar las señales de que el negocio no está realmente creciendo, como la disminución de puestos de trabajo o que la competencia se está moviendo en una dirección parecida, mientras que tu empresa permanece estancada. Si el crecimiento realmente se está desacelerando, muy pronto vas a sufrir las consecuencias. ¡Eso implica que te enteres de las cosas que pasan fuera de tu escritorio!

4. La industria es la que encoge

Esto requiere dar un paso atrás. Entender que la industria en que has desarrollado tu carrera está desapareciendo poco a poco no es bueno para muchas personas. Pero cuanto antes lo aceptes, mejor te sentirás. Sí, es una píldora difícil de tragar, pero es mejor saber ahora que estar ciego después.

¿Las buenas noticias? Un montón de gente cambia de carrera. Puedes prepararte empezando a pensar en lo que (más) deseas hacer con tu vida. ¿Qué te gusta de tu trabajo ahora? ¿Cuáles son las cosas que siempre te han interesado? ¿Cuáles son los trabajos interesantes que has visto que tus amigos y colegas tienen? Toma esas respuestas y ve cómo en otras áreas utilizan esas habilidades y talentos.

Una vez que hayas reconocido que hay un problema, el siguiente paso es hacer algo al respecto. (Alerta Spoiler: Probablemente implica la búsqueda de un nuevo empleo) Si no estás listo para eso, un buen primer paso es hacer un poco de networking para ver lo que hay ahí fuera. (Recuerda que SIEMPRE debes hacer el networking antes que lo necesites urgente). Luego, una vez que llegues al punto en que sabes lo necesario para hacer el cambio, vas a estar en una buena posición para lanzarte derechamente en el modo de búsqueda de empleo.

¿Te tocó alguna de estas señales u otras que hayas vivido?

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *