Hola, somos los Atípicos

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Tenía este artículo de hace tiempo. Cada vez que lo leo me doy cuenta que sigue vigente. Te invito a comentar si te consideras un atípico y por qué o si conoces a uno de ellos.

Me toca entrevistar gente todas las semanas, casi todos los días. Les pregunto lo de siempre y algunas cosas propias que todo entrevistador profesional sabe. Luego se van y quedan (o no) participando en un proceso.

Pero cuando cruzan la puerta de la sala pueden ocurrir dos cosas: vuelvo a la rutina de mi trabajo o me quedo pensando un par de minutos en la historia de vida laboral/personal que acabo de escuchar. Cuando ocurre lo último, siempre pienso lo mismo, “me acabo de topar con un perfil atípico.”

Es que los Atípicos (así con mayúscula, se lo han ganado) son gente que se ha desarrollado muy bien en los medios digitales, aunque no vengan de algún tipo de industria en especial. Simplemente llegaron a donde están sin haber sido advertidos de donde los dejaría la vida.

Es probable que no hayan tenido un mentor formador (ni lo van a tener), sino otros Atípicos con los cuales compartieron sus miedos e inseguridades en el avanzar. Y sus compañeros de trabajo o de universidad que han seguido caminos “típicos” desde donde los/las ven con alegría, un poco de duda y muchas veces sin entender por qué tomaron las decisiones que tomaron.

El Atípico es alguien que tenía que seguir un camino conocido por la mayoría de las personas, pero que en un punto de su vida hizo un movimiento de inflexión que lo dejó en un lugar incierto pero interesante. Es probable que ese quiebre no estuviera en sus planes y que en muchos casos ni siquiera dependiera de él. Son personas que simplemente sintieron el flujo, se dejaron llevar quizás con miedo y decidieron crecer en él.

Ser un Atípico no tiene relación con el éxito. Hay Típicos que les va muy bien y al contrario también. Quizás tiene que ver con esa capacidad de aguantar la incertidumbre, ser curioso(a) y querer destacarse en nuevos campos. Hasta me atrevería a decir que hay un placer en el Atípico cuando cuenta “en qué está” y a la gente les gusta escucharlos.

Es probable que a estas alturas del artículo hayas detectado un Atípico cerca de ti o quizás tú seas uno de ellos. Y ya lo sabías o te ayudé a confirmarlo. Si es así, felicitaciones, tendrás historias que contarles a tus nietos aunque sean historias simples, de gente normal con las mismas dudas de siempre, pero con decisiones diferentes.

Dedicado a todos los que somos Atípicos. 

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *