Mi viaje a Orlando. Esta gente realmente me sorprendió.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Acabo de llegar de la ciudad de Orlando, EEUU. Con mi familia decidimos visitar los parques Disney para estas vacaciones 2016 y luego de un duro parto sacando cuentas, la calculadora finalmente nos dio su visto bueno. Así que nos lanzamos a Lan, Booking, Ticketmomma, Viajeromagico y otras punto com para armar nuestro viaje.

Me acuerdo, que cuando mis padres preguntaban sobre regalos para navidad, había uno solo siempre en mi cabeza: ir a Disney. Pero claro, eran otros tiempos. Las cosas estaban difíciles y en realidad daba un poco de vergüenza siquiera agregarlo, porque después de observar la economía familiar durante el año, era muy improbable que se cumpliera algo de esa envergadura.

Hoy el Excel me había dado la pasada, luego de más de tres décadas. Y había que armarlo bien. Invertimos muchas horas en convertimos en estudiosos y expertos de Disney y sus parques, teóricamente, claro. Revisando cada dato que apareciera en internet sobre el viaje nos serviría para ir apuntando detalle por detalle con que nos iríamos a encontrar.

Esta investigación era con profundidad. Llegamos a cotizar diferentes panes de molde en Walmart para tener una idea mas acabada que iríamos a gastar y no encontrarnos con sorpresas. Vimos mucho Youtube, conociendo cada atracción, de que trataba, las reacciones de la gente al salir, si tenia mucha fila de espera o no.

En un momento, luego de rayarme buscando y buscando información, sentía que ya conocía Disney. Que me sabía los nombres de las atracciones mas visitadas y las que debíamos evitar. Le preguntamos a todos los amigos que habían ido y me decían datos que yo ya sabía, hasta les agregaba a su relato. Me asusté porque mi personalidad obsesiva finalmente mataría la magia al llegar y que nada me sorprenderá, porque lo había estudiado todo.

Pero eso no paso, porque Disney es un lugar mágico. Mezclado además con un servicio de categoría mundial, es difícil que se parezca a algo que hayas conocido de antes. Así que por mucho que me conociera de memoria los nombres de las montanas rusas, es apenas el 1% de la verdadera experiencia.

Acá ofrezco algunos puntos que llamaron mi atención. Esto no tiene ningún orden de recomendación, si no mas bien observaciones de los lugares en que estuvimos.

Parques Disney

Animal Kingdom

Es el parque mas “tranquilo” de todos. Efectivamente tiene un enfoque a los animales y naturaleza. Todo construido alrededor del Árbol de la Vida, un gran monumento al cual desde lejos se puede apreciar formas de animales en su tronco y cientos de hojas puestas una por una, con la paciencia que solo Disney sabe tener. De las atracciones interesantes que estuvimos en este parque, fueron:

Expedition Everest: Una montaña rusa ambientada en el mayor monte del Himalaya, donde simulan que el carro va subiendo y llega a un punto en donde los rieles se cortan y te vas para atrás. Invitado especial: un Yeti que no le gustará nada tu visita y conocerás su mal humor.El show del Rey León:  Si hay algo que los gringos saben hacer muy bien, son los shows en vivo. Un gran coreografía con atletas personificando chimpancés haciendo locuras en trapecios, actores vestidos con ropajes africanos armonizando a la perfección. Mientras Timón se luce frente a unas doscientas personas, en las esquinas vemos animatrónicos de Simba, Pumba y otros animales, que hicieron dudar a mi hija pequeña si eran bestias de verdad o no. En el tiempo justo, la dinámica perfecta, jamás aburre y te deja la sensación que debería haber durado mas.

Safari Kilimanjaro: Un carro se introduce en la sabana, donde se divisan leones, elefantes, rinocerontes y otros. Mis expectativas eran altas porque siempre me han gustado los zoológicos; sin embargo, dado que el tiempo estaba helado (febrero, invierno gringo) algunos animales decidieron no salir, como el gorila de espalda plateada que no pudimos ver y nos quedamos con las ganas.

Magic Kingdom

Este parque es a lo que la gente llama “ir a Disney”. Es el que tiene el famoso castillo de Cenicienta, donde tiran fuegos artificiales al cerrar y hay un show muy bonito. Es difícil poder recorrerlo entero en un solo día ya que es enorme y te consume bastante tiempo hacer las filas. Entre las principales atracciones, nos subimos:

Big Thunder Mountain Railroad: Una montana rusa ambientada en una mina, al lado de dinamitas, donde todo corre sin parar.

Space Mountain: Otra montaña rusa – los chicos exigían este tipo de juegos – en donde todo se ambienta en el espacio. Lo más alucinante es que casi no ves nada adentro, lo que hace que tu cabeza no pueda prever lo que viene y tu estomago es quien te avisa de las subidas y bajadas.

Monster Inc, Laugh Floor: Entras a un teatro en donde la promesa es que te reirás, para juntar energía para los obreros de Monster Inc. La cosa es que está todo en inglés, pero lo que asombra es que Mike Wazowski, proyectado en una pantalla, comienza a hablar con la gente, preguntándole el nombre y resulta que Mike luego repite el nombre para tirar algún chiste, realmente como si fuera un humorista en vivo. Sorprendente y si, hace reir.

Hollywood Studios

Si bien no fuimos a todos los parques Disney – ya que sólo nos faltó Epcot – puedo confirmar que Hollywood Studios es el parque mas débil del ratón. Eso no significa que sea malo ni nada por el estilo, es monstruosamente superior a lo que hay en Chile, pero los otros son demasiado buenos. Algunas atracciones:

Hollywood Tower. Un hotel gigante, donde te impresiona lo grande y bien ambientado que es y que debes recorrer en un viejo ascensor. Luego de ver una historia sobre fantasmas el sistema sufre algunos desperfectos y es mejor que tengas puesto tu cinturón de seguridad

– Meet Chewbacca: Nunca estás preparado para ver a Chewie, con sus dos metros, gruñendo como solo los de su especie lo saben hacer, sacándose fotos con mi familia. Lo vi y solo me dieron las neuronas para decir “Chewbacca!”, pero luego no me salió palabra alguna, no sabia que decirle, ademas que no hablo su idioma. Me quedé sintiendo lo mismo que mi hija cuando se  con Cenicienta: parálisis momentánea.

Star Tours: Viajar por el hiperespacio con lentes para 3D, es alucinante, sobretodo si eres parte de los rebeldes y los del Imperio – menos mal – no te pueden atrapar.

Otros parques

Sea World

El de la Orca y los delfines. Tengo marcado en Netflix ver el documental Blackfish donde muestran el estrés que sufren estos animales por no tener espacio para desarrollarse normalmente. Pero para qué lo iba a ver antes, si ya tenía comprada las entradas para Sea World, mejor dejar el documental para después, jeje.

En resumen, un parque gigante, muy bonito, el show de los animales es simplemente hermoso. Sólo me pude subir a una montaña rusa, llamada Manta, que era una bestialidad y a mis hijos no dejaron subirse, lo que fue interpretado por ellos como un parque chanta. En el mapa se veía otra aún mas salvaje, pero para no tener más conflictos con los chicos mejor ni nos acercamos. Ah, y toqué un delfín. Es como goma, ¡Lo que siempre sospeché!

Universal Studios

Este parque le hace la competencia firme a Disney. Es muy entretenido, todo bien logrado y lleno de personajes conocidos como Los Simpson, el Pájaro Loco, ET, la Momia, Beetlejuice, Shrek, Los Minions, entre otros.

Nos subimos a Rockit, una montana rusa también bestial y en ésta si dejaron pasar a los chicos, que lograron la altura mínima. Cuando el carro daba vueltas sentí que la garganta, el esófago y toda esa parte se iba a juntar con el estómago en una sola amalgama, lo que podría causarme la muerte o quizás algo peor, pero luego los órganos volvieron a su lugar normal al finalizar el recorrido.

Comentario aparte es Krustyland, la atracción de Los Simpson que realmente está muy bien lograda, haciéndote creer sin 3D, que de verdad estás con la familia amarilla, saltando, dando vueltas y escapando de Bob Patiño a toda velocidad. Simplemente no puedes crees que en ese momento tu cerebro no sea capaz de distinguir la fantasía y realidad.

Me han preguntado sobre la edad mínima para llevar a los niños. Pienso que para que tu como adulto también disfrutes – que lo harás – al menos los chicos deben tener 8 años. El recorrido por los parques es físicamente agotador, a veces tocan largas esperas en las filas y me parece que desde esa edad ya estan mas preparados.

En fin, un viaje inolvidable, quede con muchas ganas de volver. Quien sabe, no descartamos nada por ahora, solo queda volver a llenar la alcancía.

Suscríbete aquí a cristianparrao.com

y recibe todos los posts en tu correo.

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *