El arte de la conversación

El news del Coach

El arte de Conversar

Recuerdo en la casa de mis abuelos, donde mi abuelo me contaba pasajes de la Historia de Chile y nunca me pareció aburrido, siempre había algún dato interesante que me venía bien.

En general me considero un mejor “escuchador” que “hablador” y eso me ha permitido no sólo tener grandes conversaciones a veces con personas que apenas conozco, sino además afinar mis preguntas para sacar lo mejor del otro.

Tengo la convicción que TODOS tenemos buenas historias que contar, siempre y cuando le hagan las preguntas correctas. Me gusta enterarme en qué está la gente, qué cosas le han pasado, qué situación lo ha tenido complicado, cómo salió de ella. Para mí es entretenido, siempre y cuando yo pueda hacerle las preguntas precisas y quedarme con un trozo de sabiduría.

A veces logro que la gente me cuente buenas historias y yo cuento poco en realidad, pero para mí está bien. Claro, hay veces que el interlocutor se detiene y me lanza un “bueno, pero ahora cuéntame tú ¿En qué estás?”.Uf, me viene pereza, porque me aburre hablar de mí, pues ¡Ya me sé mis historias! 

Antes de decidir comenzar con mi relato, pienso ¿Pondrá la atención suficiente para que valga la pena contarle reflexiones sobre mi mundo? ¿Ganaré algo hablando de mí con alguien que no estoy seguro que esté interesado genuinamente? Es que le doy harta vueltas a las cosas, así que normalmente me la pienso antes.

A veces me la juego y me lanzo, pero a veces pasa que mi detector de comunicación no verbal se da cuenta que sólo fue una pregunta por buena educación, no lo noto tan interesado, así que detengo de inmediato mi speech y prosigo con preguntas, para ver mejor si puedo sacar algo interesante a él. ¡Hay gente que le encanta que le saquen buenas historias y para mí eso es un win-win!

Eso sí, hay cosas que detesto en una conversación - así que intento detener a la brevedad - como cuando:

  • El otro está demasiado entretenido/a contando sus historias, sin medir el tiempo, sin notar si me interesa o no 😠
  • Ante tanta verborrea, se le forma una especie de quesillo en el labio  😅
  • Temas de enfermedades y remedios 😒
  • Gente que es cerrada y no le interesa escuchar otros puntos de vista, mas bien validar el suyo escuchándose.

Y por supuesto, otras que me llaman la atención:

  • Te tocan para hablar (el hombro, el brazo).
  • Mezclan extrañamente, una opinión con un hecho.
  • Me preguntan para dar a entender algo de ellos, generalmente obviedades. Por ejemplo: "¿Acaso Cristián a ti te gusta que te mientan?", "No", "Pues a mí tampoco". 🙄 

Las mejores conversaciones las tengo con dos grupos de personas: mi familia y mis amigos. Ellos tienen un conocimiento más profundo mío, por lo tanto la conversa se transforma como si estuviésemos armando un juego armable

Primero lanzo un breve contexto de lo que estoy y/o él/ella y comenzamos a desgranar las partes. Aparecen nuevos puntos de vista, salen argumentos, relaciones inesperadas, ejemplos de otras personas, contra argumentaciones, referencias, recomendaciones. 

No importa que historias salen, eso es casi irrelevante (de hecho, podemos darnos vuelta en sólo una), sino qué aprendemos ambos, con qué reflexiones nos vamos a casa y cuánto terminamos conociéndonos aún más en esa casi hora y media de conversación, donde disfrutamos y no hay monólogos, ni preguntas de buena educación, sólo el genuino interés de involucrarse con honestidad y respeto en lo que el otro quiere compartir contigo.

Mejora tus conversaciones

Te dejo una charla Ted que me gustó mucho sobre 10 Maneras de Tener una Buena Conversación de Celeste Headlee, periodista y conductora de radio en EEUU, que derrocha sentido común y humor con grandes consejos, como el poner atención, no ser dogmáticos, seguir el ritmo, entre otros. Espero que lo disfrutes.

Te mando un saludo desde mis vacaciones.

Atte.

Cris Coach


footer.png

0 comentarios

There are no comments yet. Be the first one to leave a comment!